feel good movie yo el y raquel pelicula

No más dramas: pon una ‘feel good movie’ en tu vida

Ya lo dice Fangoria. ‘No quiero más dramas en mi vida. Solo comedias, entretenidas’. Bueno a lo mejor no solo comedias. Pero no todo tiene que ser un drama. ¿Por qué no una ‘feel good movie’?

Todos sabemos que ‘Green book’ (EE.UU. 2018) acaba de ganar el Óscar a Mejor película de este año. Y no sin controversia sobre si lo merece o no. Algo típico de todos los años. Pero algunas críticas esta vez vienen por motivos distintos: por lo ‘blanda’ que es la cinta. Sobre su ‘edulcorada’ visión del racismo. Todo es discutible. Pero la sensación que rodea y transmite muchas veces la entrega de los premios es la de doble rasero. Sobre todo a la hora de elegir el género cinematográfico al que premiar. Aún impera en muchas conciencias la distinción o la lucha ‘drama versus comedia’. Algo nos dice en nuestro interior que las comedias están por debajo en calidad de una gran historia dramática.

Cuando ‘Moonlight’ (EE.UU., 2016) se llevó el Óscar a Mejor película 2017 no arreciaron tanto las críticas. Era un drama. ¡Y vaya drama! Es decir, muchas veces la sensación es de que la calidad de las películas se ve mermada en nuestro sentir colectivo por el género en que esté narrada. Y no debe ser así.

‘Campeones’ (España, 2018) es una comedia que transmite valores y un mensaje de concienciación. Y es una comedia grandiosa. ‘Green book’ (EE.UU., 2018) también es una comedia y un espectador ávido tiene que ser capaz de discernir el drama que vive su coprotagonista pianista. La película es capaz de transmitir el racismo de una forma comprensible para el gran público. Nos traslada respeto en su fondo. Y, lo más importante, logra clarificar las causas de esos pensamientos y discernir de donde viene el por qué. Y, además, aporta soluciones.

Por todo esto debemos darle un voto de apoyo a aquellas películas que nos ayudan a clarificar realidades y nos ayudan a sentir bien. Esas son las ‘feel good movies’. Esas cintas con las que el espectador sale del cine con una sensación agradable. De buen rollo. Pero no por ello quiere decir que tenga que ser una comedia. El drama en ‘Green book’ está latente. Está presente en cada una de las tramas. Por lo que las ‘feel good movies’ tienen esa doble vertiente. Transmite y deja buena sensación.

Para aquel espectador que quiera probar ese sentimiento de las ‘feel good movies’ pasamos a recomendar algunas. Todas ellas con gran calidad. Algunas con premios internacionales que logran rebatir la idea de que no todo tiene que ser drama en nuestra vida. Aún más. Varias de las películas que seleccionamos son bastante dramáticas. Pero la buena sensación final, a pesar de lo que se cuenta, es innegable. Pasaremos por alto las que el gran público ya ha visto (o deberúa haber visto). Películas como ‘Forrest Gump’ (EE.UU., 1994), ‘Amelié’ (Francia, 2001), ‘Love actually’ (Reino Unido, 2003), ‘Intocable’ (Francia, 2011), ‘Billy Elliot’ (Reino Unido, 2000) o ‘Pequeña Miss Sunshine’ (EE.UU., 2006). Así que disfrutad con ellas y de ellas.

‘Caras y lugares’ (Francia, 2017)

Este documental es capaz de crear una relación entre distintos tipos de personalidades. El artista callejero JR, también conocido como el ‘fotógrafo clandestino’ nos redescubre a la gran artista Agnès Varda. Con la excusa de un reto artístico JR es capaz de crear un vínculo entre los dos protagonistas que traspasa la gran pantalla. Seremos copartícipes de lo que significa arte, amistad y conocimiento. Aprendemos y aprehendemos principios vitales. Las distintas etapas de la vida se nos muestran en armonía. Siempre con buen gusto, buenas formas y con ritmo. Es una joya de la nueva ola documentalista. Esa en la que es difícil discernir realidad y ficción. Pero es lo que menos importa al espectador. Porque se puede admirar de forma bella e integrada lo que es Arte con mayúsculas y personalidad. Un ejercicio de respeto mutuo.

Las sesiones‘ (EE.UU., 2012)

Es extraño ver que una película pueda relacionar el sexo, la discapacidad y la ironía. Y más extraño es que lo que más nos llame la atención de ella sea el tratamiento del respeto. A través de un gran guion vemos como, con frescura e inteligencia, se nos muestra la lucha entre la realidad y la teoría. Desde un caso práctico de sesiones sexuales podemos naturalizar el sexo y la religión. Personajes humanos y realistas que conmueven y llenan de esperanza sus vidas. Una llamada de atención hacia a unos grupos sociales incomprendidos muchas veces. Criticados otros. Pero que tienen la mayor de las virtudes. Tienen siempre una lógica aplastante de su lado: hacer llevadera la vida a quien más lo necesita, sea física o espiritualmente.

‘El buen maestro’ (Francia, 2017)

Podría parecer la típica película de profesor que enseña lo que es la vida a sus alumnos. Pero no se queda en eso. Esta historia, esconde mucho más de lo que se ve a primera vista, rezuma confianza. Confianza en la juventud. A pesar de todo la carga que conlleva la educación y todas las trabas con las que lidian los maestros, siguen adelante. Hay aún gente que cree. Que lo siente. Que lo vive. Y ante la adversidad siempre hay un pequeño rayo de luz que ilumina el momento más oscuro.

Un hombre llamado Ove‘ (Suecia, 2015)

Los corazones oscos y agrestes lo son por sus circunstancias. Y esa gélida sensación de soledad a veces tiene una salida. Una hermosa salida. Esta no es otra típica película sobre viejos cascarrabias. Esta tragicómica historia versa sobre un hombre que lucha contra la vida. Pero parece que la vida quiere reconciliarse con él. Es un cine pausado y reflexivo con un viaje apabullante de idas y venidas entre pasado y presente. Entre el ímpetu de la juventud y la agreste templanza de la madurez. Entre lo trágico del destino y la dulzura de la eternidad. Entre lo espectacular de las primeras sensaciones y la búsqueda de la sensación final.

‘Virgin Mountain’ (Islandia, 2015)

La soledad y la bondad se entrelazan en un personaje que nos enseña a volver a creer, con sus peculiaridades y aún así realmente comunicativo. Narrada con un toque compasivo, pero con un cristal sin sombras, sin matices dañinos, tal cual se nos podría presentar delante de nosotros. Una historia de la búsqueda del amor. O aún mejor, la búsqueda del poder compartir. Alejarse de la soledad como fin último. Pero no a cualquier precio. A veces los sentimientos hay que escucharlos y Fúsi, su protagonista, es claro ejemplo de ello.

‘La gran enfermedad del amor’ (EE.UU., 2017)

Es la comedia romántica por excelencia del año en que se estrenó. Además lleva la etiqueta de ‘indie’. Una historia real que habla de la soledad, la familia y el amor. La película nos cuenta las expectativas familiares y los sueños frustrados y cómo eso convive en relativa armonía con la vida amorosa. Sus grandes bazas son su cotidianeidad, su realismo y su innegable sentido del humor. Nos inyecta reflexiones intensas sobre el gran pozo en el que se convierte muchas veces el amor.

El niño y la bestia‘ (Japón, 2015)

Estamos ante una gran fábula llena de aventuras y acción. La película nos habla de las relaciones familiares entre padres e hijos. Cómo no, destaca la importancia que tienen en el crecimiento y la enseñanza de los valores para forjar la personalidad. Una mezcla del mejor cine de anime con los filmes de acción japoneses. Diversión con un gran guion y con unos personajes entrañables y perdurables.

‘La vida de Calabacín’ (Suíza, 2016)

Cuando leemos a Valle Inclán y vemos que sus cuentos tienen la capacidad de interpretarse en múltiples capas, siempre nos merece de elogio. Esta pequeña historia es de esos casos. Una joya de la animación muy dura. Tan dura que empieza con una muerte. Pero la capacidad de leer entre líneas que tiene la cinta es destacable. Su guion puede ser visto por niños y mayores extrapolando cada uno sus conclusiones. La dureza de la orfandad es expuesta con clase, delicadeza, dulzura y esperanza. Su toque narrativo es bello, de tal forma que nos sumergimos en esa inocencia que conlleva ser el protagonista de la película.

‘Yo, él y Raquel’ (EE.UU., 2015)

La fuerza, la vitalidad, el gancho… el ritmo narrativo nos seduce. La historia es sentimiento puro y duro. La etapa vital narrada es compartida por todos los espectadores. Y la arrolladora fuerza narrativa de cada diálogo, plano y secuencia solo se ve superado por la creación de unos personajes entrañables. Consigue encontrar su identidad propia para convertirse en una obra encantadora, divertida y emocionante. Nos ofrecen algo distinto, estimulante y con el suficiente sabor a realidad como para que uno pueda desconectar de la ironía y cinismo de la realidad y dejarse llevar. No es un drama juvenil. No es una película romántica… es algo más.

‘Nuestro último verano en Escocia’ (Reino Unido, 2014)

Walt Disney decía eso de: ‘Por cada sonrisa, una lágrima’. Aquí lo llevan a rajatabla. Con grandes notas de humor visual, a veces histriónico humor, vemos una película con tintes ‘british’. En ocasiones negra y en otras delicadamente edulcorada. Los claros protagonistas son los más pequeños, que encuentran su equilibrio con las buenas interpretaciones de los adultos. Esa lucha entre la inocencia e ingenuidad infantil y la culpabilidad de la madurez se hace grandiosa en esta película. La historia juega con picardía con los clichés del género, pero sale airosa y con nota.

‘Muchos hijos, un mono y un castillo’ (España, 2017)

En este falso documental vivimos las peripecias de una familia única, en la que el síndrome de Diógenes se comparte y se celebra con risas. En todo este trayecto vital que es el film, Julita Salmerón, su protagonista, se alza como una gigante de la naturalidad. Es una figura completamente arrolladora capaz de convertir el caos en una reflexión sobre el pasado. No sé muy bien cómo definir este experimento de película y de personaje. Pero en lo que no dudo es en el buen rato que hace pasar.

No Comments

Post A Comment

Si continúas navegando por este sitio aceptas nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar