Stranger Things, Big Little Lies…¿Es necesaria otra temporada?

Una máxima en la televisión (seguida demasaido a rajatabla muchas veces) es que cuando una cosa funciona no hay que cambiarla. Esto puede ser loable a veces y otras contraproducente o fatídico para el devenir de nuestras sensibilidades. Recordamos series que, pensadas en un momento para un número de capítulos y temporadas concretos, se alargan debido a su éxito, haciendo que se malogre el resultado final. ‘True Detective’ es un ejemplo, claro y directo. Pensada para una temporada, redonda y exquisita, guion cerrado, impecable, buenos personajes que nacen, evolucionan y mueren y con una estética, fotografía, música e iluminación bellísimas, que al intentar seguir con la fórmula se esnafró estrepitosamente, siendo la segunda temporada un desdichado hijo para sus padres.

En series como ‘Perdidos’, ‘Gossip Girl’ o ‘Misfits’ no dudaron en cambiar todo o retorcerlo para seguir manteniendo a esos ávidos espectadores enganchados a todo el mundo que rodea a esas ficciones. Otro tipo de series que han sido estiradas hasta el infinito y más allá pero que mantiene sus fieles seguidores, a pesar de que la calidad se espantase, la dignidad huyese y la lógica y versimilitud escapase corriendo hace años. Son ‘Anatomía de Grey’, ‘Los Simpson’, ‘Cuéntame’ … Podríamos seguir, y cada uno tendría una sensación del ‘tempo’ distinta, pero la mayoría estaríamos de acuerdo en que no era necesario continuar con su emisión.

Ahora nos encointramos con una disyuntiva con alguna serie que el año pasado o este fueron las series revelación o estrella, unas sorpresas gratas que pueden llegar a estropearse por la necesidad de no matar a la gallina de los huevos de oro. Tres casos son los más destacados:

Stranger Things. serie revelación del año pasado, pensada para no pasar de los 8 episodios y además cerrada con magistrales datos de audiencia y calidad. ¿Que decidió Netflix? Seguir explotando la magia de Eleven y su grupo hasta las cuatro temporadas. ¿Decepcionará o gustará? Una segunda temporada se puede esperar… las cuatro anunciadas corren peligro…

Big little lies. Esta impactante serie llena de momentazos y actrices fue sumando adeptos por su gran calidad, sus grandiosas actuaciones y su temática de fondo, que adornada o no con glamour y vanidades, el poso queda y como un runrún se mantiene. La decisión auspiciada, ayudada o dirigida por alguna de sus actrices (condición por la que aceptaron los papeles muchas de ellas) fue no seguir con ella… Grata noticia a mi entender.

The Handmaid’s Tales. Sus guiones, su exquisita elaboración formal, su fotografía, sus cuidados planos y diálogos… todo en conjunto hace que adoremos la idea y su resultado, y los responsables ya esperan una segunda temporada. La historia puede continuarse… ¿pero con la misma calidad? Esperemos que si…

Como les vaya a todas ellas lo iremos viendo, pero si tomamos como base el tenis, en el que muchas veces el miedo a ganar conlleva que no se sepa o no se sea capaz de acabar los partidos, sería mejor no alargar en demasía las series, darle un final digno y bien pensado y estructurado, pero al final muchos son los factores que entran en liza (dinero, dinero, dinero). Lo que sí sabemos a día de hoy es que ‘Big little lies’ es una serie redonda y cerrada.

Sin comentarios

Publica un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continúas navegando por este sitio aceptas nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar