La Ola película sobre profesores

Los profesores en el cine: un filón que sigue seduciendo

Hay profesiones que en la historia del cine siempre gozaron de una buena salud. Entiéndase por buena salud que siempre han tenido sitio en la cartelera y un público fiel y constante. Hay profesiones que, bien sea por su idiosincrasia o por su importancia social, llenan las pantallas de medio mundo. Éste es el caso de los profesores, o la enseñanza en general. A lo largo de la historia siempre hubo directores que le siguen dando una nueva perspectiva o un nuevo punto de vista a todo el mundo escolar. Grandes líderes educativos. Pequeños casos ejemplificantes. Grandes dramas sociales. La enseñanza es lo suficientemente importante en la sociedad en general, y en nosotros en particular, como para despertar nuestro interés. Al igual que lo despierta en los directores y guionistas que siguen viendo en ella un filón cinematográfico.

La enseñanza en general, o el profesorado en particular, siempre fue tratado desde múltiples perspectivas cinematográficas. Y dentro de todos los géneros. No pasa un año sin el que en nuestra ciudad o pueblo haya una película de maestros. Como en la vida personal de cada uno, la educación marca, para bien o para mal. Todos tenemos un maestro o maestra que recordamos con simpatía y añoranza. Otros, en cambio, harán nacer en nosotros de todo menos buenos sentimientos. Pues en el cine pasa algo parecido.

El punto de vista del séptimo arte es tan amplio en el tratamiento de esta profesión como directores y directoras de cine hay. El último estreno en la cartelera relacionado con el tema es El buen maestro‘ (Francia, 2017). En ella dan una vuelta más de tuerca a una temática en la que podremos sentirnos reflejados en algún término.

En ‘El buen maestro’ se mezcla, en tono de comedia, dos vertientes críticas con el sistema educativo. Una que ahonda en las dificultades de la enseñanza en los diferentes estratoso sociales. La otra la que nos muestra a esos grandes héroes: al profesorado que, con muy pocos recursos, obtiene resultados. A los que con casi nada son capaces de, no sin sufrimiento, sacar adelante mentes lúcidas en las peores condiciones y circunstancias. Y todo esto no sin crítica a los egos elitistas de los educadores acomodados.

El caso particular como ejemplo

Profesorado que dé clase hay mucho. Pero el que de verdad enseña es el que nos interesa. El cine nos enseñó en los últimos años a fijarnos en casos asombrosos pero necesarios para entender la situación actual de la enseñanza. Otros que, a pesar de su singularidad, nos sorprendieron y nos tocaron el alma.

Echando la vista atrás no podemos dejar de recordar aquellos instructores implicados y con entusiasmo a pesar de, muchas veces, sus circunstancias. ‘El club de los poetas muertos’ (EE.UU. 1989) es el paradigma de película de enseñanza. Esa crítica al estricto mundo de los profesores. Señalar a un profesorado que no sabe implicar al alumnado. Y en definitiva, la muestra de que muchas veces hay maestros que dejan huella al enseñarnos a amar la cultura y comprometernos con las ganas de adquirir conocimiento. Y darnos las herramientas básicas para llegar a ello. En otro grado o nivel está tambien ‘Mentes peligrosas’ (EE.UU. 1995). Trata este mismo tema, aunque más implicado en la narración dramática en busca de un público adolescente.

El poder de la educación

El caso de ‘La ola’ (Alemania, 2008) también fue paradigmático. Basado en un caso real, el director Dennis Gansel es capaz de introducirnos en el poder de la educación. En la delgada línea que tienen que marcar los educadores para manterner intacta las ansias de conocimiento de un alumnado cada vez más hastiado. El director nos muestra sibilinamente cómo se llega a los extremos sin darnos casi cuenta. Cuán importante es el trabajo de una profesión que dejó atrás su época dorada de respeto. En La clase‘ (Francia, 2008) el director, Laurent Cantet, logra, en formato de documental, que nos sintamos un pedazo de la existencia. Que nos introduzcamos en la realidad de las clases de hoy en día. Un trabajo de reflexión sobre en lo que se ha convertido la profesión. Con su crítica social de fondo y sus personajes corales que llenan de vida la cinta.

El director francés François Ozon también nos deleitó con una capciosa película sobre el tema de la educación. Con En la casa‘ (Francia, 2012) nos narró una historia irónica y fascinante. Cuenta de forma magistral el poder de las palabras, de la literatura, pero de forma visual. Una narración que refleja y mezcla realidad, ficción y deseo. Llevándonos a interesarnos por todo lo que en ella se cuenta. Una cura de realidad sobre el sufrimiento de un colectivo que se ve expuesto en el día a día a un grado extremo de cruel realidad.

Educar en su amplio significado

La épica docente tiene como ejemplo también la película ‘La profesora de Historia’ (Francia, 2014). Es una crónica de una docencia y de un momento puntual. Es el relato de unas ansias de enseñanza. En el film, la directora y guiniasta Marie-Castille Mention-Schaar refleja con meticulosidad el acto de aprendizaje de partes oscuras de la Historia por parte de adolescentes. Todo aderezado por una impresionante Ariane Ascaride que da vida a la profesora protagonista. Imprime tal carácter y contundencia al personaje que es el alma de la cinta.

También debemos recordar cintas como El profesor (Detachment)‘ (EE.UU. 2011) o ‘Profesor Lazhar‘ (Canadá, 2011) en las que se nos narra el proceso de educar en su amplio significado. En ‘Profesor Lazhar’ podemos vernos reflejados. Ver el sentimiento y garra emocional que llena de valores y principios lo efímero y lo eterno. Una oda a la continua enseñanza y educación. A nunca dejar de aprender ni aprehender. En ‘El profesor (Detachment)’ Adrien Brody pasea su frialdad por la película, pero deja ver la esencia: todos tenemos problemas e inquietudes. Una oda al día a día, una transgresión de lo negativo con un discurso visual que envuelve.

El lado oscuro de los profesores

Pero no todo son ejemplos de buena acción ni una oda a una profesión dura pero gratificante. El cine también nos deleita con la parte opuesta. Profesores que surcan ese limbo de lo deleznable y lo denunciable. En ‘La profesora’ (Eslovaquia, 2016) podemos ver a esa figura indeseable en una época y ubicación controvertida. Por su acidez que roza lo absurdo, con sus toques de crítica sociopolítica dantesca. O por sus intencionadas y ávidas reflexiones sobre las decisiones y sus consecuencias, lo que no tiene esta película es un atisbo de ingenuidad. Toca el botón adecuado para poder reflexionar sobre la figura del profesor.

La oscarizada ‘Whiplash‘ (EE.UU. 2014) es lo suficientemente abierta para pensar que lo malo… ¿no es lo malo? Damien Chazelle juega con el espectador. Envía órdagos de contradicciones sentimentales. Envía un vaivén de sensaciones que clavan, perpetúan y enmudecen. Y además presenciamos un duelo interpretativo, una gota fría que recorre el guion erizando lo más primario: la vista, el oído y el corazón.

La española ‘La mala educación’ (España, 2004) toca un tema real relacionado con la enseñanza. Almodóvar airea en esta cinta ese rincón oscuro, lúgubre de la educación. No es apta para todos los públicos y puede dar sensación de desconcierto. Pero en su guion vemos reflejado ese mal muchas veces ocultado a los ojos del gran público: el poder de destrucción de los profesores.

Vida personal y vida profesional

Otra vertiente de películas relacionadas con la educación y los profesores son aquellas que nos muestran la vida particular de los profesores. La persona que se esconde tras la figura del educador o educadora. En ‘An Education’ (Reino Unido, 2009) Lone Scherfig hila fino para mostrarnos las dos vertientes de la enseñanza: la pasión y la privacidad. Muchas veces chocantes entre ellas y que hace que se entrelacen en un juego de elecciones y vocaciones. Lo mismo pasa en ‘La sonrisa de Mona Lisa’ (EE.UU. 2003), aunque el resultado es más pasteloso. Julia Roberts protagoniza esta película que ensalza la figura de la mujer en una época conflictiva y conservadora. Una mujer que, adelantándose a su tiempo, necesitaba enseñar para vivir. Enseñar para llenarse. Pero el encorsetado sistema y sociedad la llevan al límite.

No podemos terminar sin acordarnos de cintas como ‘Los chicos del coro’ (Francia, 2004). Película que nos enseñó con ternura y pasión la búsqueda de la justicia. ‘El indomable Will Hunting, (EE.UU. 1997) que nos destacó que la figura del profesor es clave para el buen encauzamiento del conocimiento. ‘Le brio’ (Francia, 2017) que recalca la reciprocidad de la enseñanza. Ese camino de ida y vuelta de la satisfacción de educar. ‘Una mente maravillosa’ (EE.UU. 2005) que nos abrió una nueva perspectiva para poder entender que el conocimiento a veces no va aparejado a éxito.

Otras películas y series míticas

Las míticas ‘El pequeño salvaje’ (Francia, 1970) o ‘El milagro de Ana Sullivan’ (EE.UU. 1962) que nos muestran el duro camino, y los gratificantes resultados, de una enorme implicación en la educación. Para los más nostálgicos ‘El Club de los Cinco’ o ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’. Estas películas nos cuentan una época con unos valores distintos pero que desde la perspectiva del alumno y la de los profesores hacen que compartamos empatía por lo narrado.

Ya para otro momento tocaría hablar de las series que nos marcaron esa etapa juvenil y que trataban el tema de la educación, los profesores y los colegios: ‘Degrassi’, ‘Compañeros’, ‘Merlí’, ‘Salvados por la campana’, ‘Física o Química’, ‘Sensación de vivir’, ‘Al salir de clase’… y un largo etcétera que nos traerá gratos recuerdos y añoranzas.

No Comments

Post A Comment

Si continúas navegando por este sitio aceptas nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar