‘Verano 1993’ o ‘Abracadabra’, historia de unas precandidatas al Óscar

Cuando uno intenta seleccionar entre la variedad y lo diferente, una parte amplia de lo recreado durante un año se queda más que huérfano, se queda sin representación (no, no se nos puede hacer elegir entre papá y mamá…). No hay una fórmula que seduzca a la Academia de los Óscar tan definida como la que reinaba en nuestro subconsciente en los años 90, y no hay un director o producto que impacte tan radicalmente en sus retinas para que sea una apuesta segura. Y añadimos a esta amalgama de sinsabores la idea de que no se puede encontrar un producto tan definitorio de un sector tan dispar para intentar dar a ver que si, ‘lo sabemos hacer bien’. A lo mejor ese es un punto de partida erróneo, no tenemos que defendernos, si no que tenemos que creérnoslo.

La terna preseleccionada para los Óscar es dispar, volátil, y en momentos etérea. Capaz de impactar en las retinas del espectador como de hacernos reticentes al poso de lo subliminal. Los contrastes se unieron, y se eligió en consecuencia: ¿cómo seleccionar entre el bueno, el feo y el malo?, ¿cómo buscar entre los diamantes el que más brilla?…

Las precandidatas

Abracadabra‘ llena con su impacto, visceralidad, deformidad e incongruencia. Plasma la alternativa visión del espejo cóncavo de Max Estrella, lo ridículo es lo más habitual a nuestro lado, lo casposo como idea de transgresión, eso si, con un guion e interpretaciones bellísimas (Maribel sigue siendo una de las actrices actuales que mejor aguanta un primerísimo primer plano).

«1898. Los último de Filipinas», es redonda, historia y envoltorio tienen una calidad comparable al mejor cine internacional, siendo su mayor problema las comparaciones… a eso no les ganamos en EE.UU. La calidad de los actores y su resolutiva actuación crecen en la pantalla, que se llena de un elenco actoral que traspasa más allá de la historia en si, pero sin el brillo que podríamos diferenciarnos o al menos encumbrarnos.

«Verano 1993» puede llegar a ser la hija menor a primera vista de una familia llena de sinsabores y egos encumbrados por el rancio abolengo de un sector vivo y anquilosado, pero urgando en cada plano, en cada silencio, en cada elipsis dramátia, no puedes dejar pasar lo expresado por la directora: nos define, nos empatiza, nos complace, nos compadece y nos carga de sentimientos hasta el punto de que la máxima de menos es más la eleva, la honra y la realza.

El resultado

El resultado, tras años de experiencia no va a ser bueno. Los tiempos en los que pequeñas joyas se elevaban al olimpo de los dioses de la historia cinematográfica, o sea, llevarse el Óscar, se hacen cada vez más erráticos, dispares e inquietantemente raros. La esperanza no se pierde, la razón nos aleja, pero el corazón queda lleno de orgullo para defender lo seleccionado. No vamos a bajar la cabeza, déanle una oportunidad, deámonos una oportunidad. La belleza a veces hace que la actitud nos pueda, pero sin olvidar que los detalles llenan hasta la vida más humilde.

Sin comentarios

Publica un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Si continúas navegando por este sitio aceptas nuestras cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar